Factura electrónica

Comparte en tu red social favorita...

Conoce lo básico de la Factura electrónica.

La factura electrónica es uno de los recursos TIC más interesantes a aplicar en la empresa.

Se puede decir que es el equivalente a la factura en papel  cuya transmisión se realiza por medios electrónicos.

Factura electrónica

La facturación electrónica es un equivalente funcional de la factura en papel.

Y consiste básicamente en la transmisión por medios electrónicos de los documentos factura firmados digitalmente con certificados reconocidos.

Una factura en formato electrónico que carezca de la firma electrónica reconocida no tiene carácter legal, aunque el receptor la imprima.

Por eso es importante diferenciar  la mera impresión o escaneo de las facturas en papel de la auténtica factura electrónica.

La firma electrónica y otros certificados permiten la realización de las facturas electrónica.

Entre los certificados más usados están el desarrollado por la fábrica nacional de moneda y timbre en su proyecto CERES, la Dirección General de Policía mediante el DNI electrónico.

Y algunos otros de otras entidades certificadoras, como por ejemplo el de las cámaras de comercio a través de Camerfirma aunque mucho menos usados en la realidad cotidiana.

  1. Para obtener un certificado digital de la fábrica nacional de moneda y timbre FNMT, el usuario ha de conectarse a la página web de CERES.
  2. Introducir el DNI o CIF en un formulario de dicha página de internet.
  3. Posteriormente tras personarse en una oficina de registro acreditada (por ejemplo las oficinas de la Agencia Tributaria, AEAT).
  4. En la que hay que identificarse y llevar cierta documentación.
  5. Se activa el código.
  6. Tras ello  el usuario debe volver al mismo equipo.
  7. Descargar el certificado.
  8. Una vez descargado puede guardar en una memoria USB, importar a tarjetas electrográficas o exploradores de Internet.

Ventajas de trabajar con la factura electrónica.

La Agencia Tributaria y FUNDETEC destacan las siguientes.

  • Ahorro de costes y tiempo: se puede reducir el plazo de envío entre uno y tres días a dos o tres minutos, además se estima un ahorro en torno a 1,35 euros por factura.
  • Mejorar la eficiencia al evitar el consumo de papel.
  • Evitar errores en la digitalización manual de las facturas por medio del teclado.
  • Obtención de información en tiempo real.
  • Administración y contabilidad automatizadas.
  • Agilidad que la toma de decisiones.
  • Integración entre las aplicaciones de gestión.

Y por lo tanto una vez creada la factura emitida, basta por remitirla firmada electrónicamente para enviársela al cliente.

Es así cuando podemos hablar de una factura electrónica y no cuando recibimos un correo que simplemente incluye la factura escaneada.

Enlaces con más información al respecto:

Tres webs interesantes que nos permiten su elaboración gratis:

http://www.hazteunafacturae.com/
http://www.facturae.gob.es/paginas/Index.aspx 
http://www.microsoft.com/spain/prensa/noticia.aspx?infoid=/2009/05/n019

Para saber más os dejo enlace a información sobre la misma en  un pequeño manual editado por AECA, Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas, sobre factura electrónica en el que he colaborado: Factura electrónica.

Otra publicación interesante en la que también participo y te dejo enlace es: Big Data e información empresarial en AECA.

¿Qué opináis de la posibilidad de facturar electrónicamente? ¿Cuál es vuestra experiencia?

Comentarios y sugerencias son bienvenidos, escríbeme al email o contacta a través de las redes sociales, desde FACEBOOK  TWITTER  LINKEDIN.  

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Pi dice:

    Es curioso ya que la factura electrónica "nació" en España para los países latinoamericanos y sin embargo ahora mismo es en los países como Chile, Brasil o México, que la copiaron pero modificaron, donde mejor está funcionando

  2. Fernando García dice:

    Hola:

    Nuestra experiencia, como empresa que asesora y ayuda a implantar soluciones de factura electrónica, es que las empresas necesitan sobre todo información. Una vez que entienden las ventajas que les aporta la factura electrónica, y si la solución es técnicamente apropiada, rápidamente se amortiza la inversión y se le saca partido aplicando la firma digital a otros procesos: presupuestos, nóminas, proyectos, etc…

    Normalmente las pequeñas empresas se muestran más ágiles y receptivas que las medianas. Las grandes, cuando implantan una solución de factura electrónica, suelen primar el ahorro propio muy por encima de la comodidad de sus clientes, obligándoles muchas veces a farragosos procesos para recibir las facturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.